Luis del Pino, [artículo en El Mundo —>>] que se ha estudiado la sentencia a mayor velocidad que uno, confirma lo que se podía sospechar desde el primer momento. Este párrafo de gloria, base de toda la sentencia, que a todos nos sobrecogió, no hay por donde agarrarlo:

«Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, Jamal Ahmidan, alias ‘El Chino’, Mohamed Oulad Akcha, Rachid Oulad Akcha, Abdennabi Kounjaa, Asrih Rifaat Anouar, Allekema Lamari y una octava persona que no ha sido identificada, junto con otras que se dirán, en la mañana del día 11 de marzo de 2004 colocaron, en cuatro trenes de la red de cercanías de Madrid, 13 artilugios explosivos».

Lo primero, ¿que más sabemos del octavo pasajero? Nada. No hay más menciones a él en toda la sentencia. Y lo segundo, ¿quien son las “otras (personas) que luego se dirán”? Jamal y Zougam. O sea, Jamal Zougam. O sea, que las otras personas son una persona llamada Jamal Zougam.

Y lo principal, ¿como se llega a probar que los siete de Leganés, y el octavo pasajero, estuvieron en los trenes poniendo bombas? De ninguna de las maneras. No hay nada en la sentencia que sitúe a los de Leganés en los trenes. Y tampoco había nada en el sumario, salvo un reconocimiento de Alekema Lamari. Vale, uno de siete. ¿Y los otros seis? ¿No podían ser, por ejemplo, ayudantes, organizadores, simples visitantes, cualquier cosa, incluso cosas muy malas y peligrosas, pero no necesariamente colocadores de bombas? Pues al parecer no.

- ¿Y por que?
- Ah, a saber.
- ¿Pero no es un hecho probado?
- Pues sí, es el primero en la lista de hechos probados, pero, por lo que a nosotros se nos alcanza y podemos comprobar, los hechos probados no necesitan más prueba que su propio enunciado.
- ¡No me lo creo!
- Pues mira, lo tienes muy fácil. Te descargas la sentencia, [ [hechos probados pdf —>>] [Fundamentos y fallo pdf —>>], y en esos PDFs vas buscando las veces que aparece cada uno de los siete de Leganés, y ves con respecto a qué se le cita. Por ejemplo, Jamal Ahmidan El Chino aparece citado 129 veces (el que más con diferencia). Pero en todas ellas es para hablarnos de Asturias, la compra de explosivos, la casa de Morata, Leganés, y los diversos documentos suyos aparecidos en Leganés o en su casa. Pero ni una sola vez, ni una sola, para relacionarlo de la forma que sea con las estaciones, las explosiones o los trenes. Más abajo hay un ejemplo más fácil de seguir, el de Rifaat Anouar.

Sigamos. Aceptemos, por ejemplo, que el Chino fuera el financiador del asunto, y el encargado de conseguir los explosivos, y hasta de montar las bombas. Muy bien. En ese caso hubiera aparecido en los alrededores de los atentados tantas veces como aparece, y en perfectamente similares circunstancias. Pero eso no demuestra que estuviera en los trenes poniendo bombas. Sin embargo, la sentencia dice que sí. Seis veces, porque lo dice del Chino, y de otros cinco. Pongamos que la historia del reconocimiento chungo de Lamari sea “prueba” suficiente. Pero, ¿y que pasa con los otros seis?

No se trata de discutir por discutir. Haced la prueba que os digo. Por ejemplo Anouar. 16 apariciones en toda la sentencia. Ninguna que lo relacione con los trenes o la colocación de bombas. O Kounjaa. Ni siquiera en su supuesto testamentohabla de los trenes. Todo lo que dice, vaya por dios, es que se ha “unido al camino de la yihad”, pero no dice como. Pero para la sentencia es un hecho probado que ambos pillaron una mochila con bomba dentro, el día 11 de marzo de 2004, y la dejaron en algún vagón inespecificado que hicieron estallar. Y olé.

Los jueces hubieran podido decir que consideran un hecho probado que los muertos de Leganés formaban parte de un grupo terrorista que cometió los atentados del 11-M. Pero que ante la falta de confesiones, y de otras pruebas, no puede saber quien de ellos, si alguno, estuvo en las estaciones transportando y colocando las bombas. Y que por tanto el único del que les consta la presencia en el lugar de los hechos es Zougam. Manda huevos lo de Zougam, pero el argumento es al menos sostenible. Pero no. No han hecho eso. Han decidido meterse en el jardín de dar por probado lo que luego no se molestan, no ya en probar, sino ni tan siquiera mencionar. Ellos sabrán por que.

Así que, si no nos conformamos con una prueba cuyo único mecanismo que veamos es su propio enunciado, hemos de decir que a la pregunta de ¿quien cometió los atentados? la única respuesta que conocemos es: Jamal Zougam. Ni siquiera nos creemos eso, pero eso es otro cantar. Y a la pregunta de ¿quien pensó/organizó/decidió los atentados?, la única respuesta es, NPI. Pero casi todo el mundo está muy contento, ya sabemos todo lo que hay que saber.

Estupendo. Pero para enfriar el baile de alegría y contento que nos invade, y para intentar que exista la posibilidad de que alguna vez no enteremos de algo, pregunto: ¿y que hay del octavo pasajero? Es un hecho probado, según la sentencia. Es de suponer que la policía estará buscándole, o al menos se pondrá inmediatamente a ello, ¿eh Rubalcaba? Así que menos satisfacción, menos coces a la oposición, menos gracias de “repita conmigo”, Rubi, y repite en cambio tú con nosotros:

Tengo que encontrar al octavo pasajero.

Y de paso, si no te importa, al resto de la banda. Y, ya por pedir, nos averiguas de quien fue la idea y quien tomo la decisión y eligió la fecha. Porque queremos saber. ¿Te suena?

Ejemplo, largo, pero manejable. Rifaat Anouar. En toda la sentencia, su nombre aparece 16 veces. Ponemos aquí las 16. Y por favor, que quien pueda nos explique como se decuce de esto que Rifaat Anouar estaba entre los que pusieron las bombas.

1:

La finca era frecuentada también por los procesados EL FADOUAL EL AKIL -que incluso contrató por encargo de el Chino a una persona no imputada, Mohamed el Haddad, para que hiciera trabajos de albañilería en la vivienda, no en el cobertizo- y por el también procesado Abdelmajid BOUCHAR, miembro del grupo, además de por los fallecidos Mohamed y Rachid Oulad Akcha, Abdennabi Kounjaa, Rifaat Anouar Asrih y Sarhane Ben Abdelmajib Fakhet.

2:

En el piso quedaron Abdennabi Kounjaa, Rifaat Anouar Asrih, Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, Jamal Ahmidan, Mohamed Oulad Akcha, Rachid Oulad Akcha y Allekema Lamari, quienes, alertados de la presencia policial comenzaron a disparar por lo que se desalojó a los vecinos.

3:

(Entre lo recogido en Leganés …)
- Del suicida Rifaat Anouar, un pasaporte marroquí número P481176 y una tarjeta de la Seguridad Social con el número 281143246885.

4:

Los tres procesados tenían una estrecha relación con el núcleo de la célula que se suicidó en Leganés. Uno de sus miembros, Rifaat Anouar se refugió el día 11 de marzo de 2004 en la calle Virgen del Coro y los teléfonos de Fouad EL MORABIT ANGHAR y Basel GHALYOUN así como un gorro usado por éste y unas cintas de casete de Mouhannad ALMALLAH DABAS aparecieron en el desescombro del piso.

5:

(Saed El Harrak …)
También tuvo contactos más esporádicos, dos, con el número 650 23 18 09 de Rachid Oulad Akcha y con el de Rifaat Anouar, el 699 83 54 05.

6:

(en Leganés …)
También por esta vía se identifica a Rifaat Anouar, Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, Abdennabi Kounjaa, Jamal Ahmidan y a los hermanos Oulad Akcha. Los peritos explicaron que el ADN mitocondrial de hermanos es idéntico, por lo que no pueden diferenciar un hermano de otro, lo que sí se logra con el análisis del ADN nuclear.

7 y 8:

IV. 2.2. Como se expresa en el apartado 1 del hecho probado, en torno a las 7:45 horas del día 11 de marzo dos personas ven en una obra que había en la Gran Vía del Este de Madrid -frente a la estación de Vicálvaro- a un individuo que se despoja de sus ropas entre dos casetas de obra. Deja una sudadera, guantes y bufanda negra y unos pantalones vaqueros.
En ellas se identifica el perfil genético del procesado Othman EL GNAOUI mezclado con el del fallecido Rifaat Anouar -declaraciones en la vista de los Sres. Arozamena y Toscano el día 19 de marzo sobre el hecho en sí y prueba pericial genética unida a los folios 29547 y siguientes, ratificada en la vista oral el 28 de mayo bajo el número 60 de las periciales 60-.
Estas pruebas, por sí solas, no son concluyente a efectos de atribuir a Othman EL GNAOUI la colocación de una o más bombas en los trenes porque: a) su perfil genético aparece mezclado con el de Rifaat Anouar y en las prendas aparecen también restos genéticos de Mohamed Oulad y Abdennabi Kounjaa, y b) porque los testigos no identificaron su fotografía, ni siquiera con dudas, a pesar de que su cara es muy característica.
Sin embargo, la aparición de su huella genética en esa ropa unida a su vinculación con la finca de Chinchón -donde hace el agujero del cobertizo en que se guardan los explosivos- y con la cobertura que da a Jamal Ahmidan – tanto permitiéndole el uso de su documentación para, cambiándole su fotografía, crear una inauténtica, como llevándole un arma a Cogollos (Burgos) cuando El Chino vuelve el 29 de febrero de 2004 con parte de los explosivos desde Asturias y el posterior acompañamiento hasta la finca de Chinchón- no dejan duda razonable sobre su pertenencia al grupo yihadista y su intervención en los hechos a título de coautor, pues ejecuta actos nucleares tendentes a la comisión de los delitos en cumplimiento del rol o papel que se le ha asignado en la organización criminal.

La hemos puesto entera porque esta es muy buena. El tipo de razonamiento que sirve para decir que no está demostrado que El Gnaoui estuviera en los trenes, es el que debió servir para dar como hecho probado que los de Leganés sí estuvieron en los trenes. (El estar “muy implicados”, o algo así).

9:

Nótese también que en esta conversación dicen que estarán “allí” -en Chinchón- cuando llegue el Chino con los explosivos Rachid [Oulad Akcha o Aglif] y Anouar [Rifaat] Jamal Ahmidan le preguntó a Othman EL GNAOUI si le “pasa” la furgoneta, aunque luego le dice Jamal que no tiene llave …

10:

se comprueba que la tarjeta de Othman EL GNAOUI fue introducida el 1 y 2 de marzo en terminales usados por Mohamed Oulad Akcha y Jamal Ahmidan, lo que refuerza la relación de confianza y también tiene relación o contacto telefónico con otros miembros como Rifaat Anouar …

11:

También declaró en fase de instrucción y reiteró en la vista a preguntas de su abogado -único al que contestó- que a mediados del mes de febrero de 2004 vio en la finca de Chinchón como su primo Jamal Ahmidan con Abdullah (Kounjaa), (Rifaat) Anouar, y Mohamed (Oulad Akcha) manipulaba “un cilindro con unos cables …

12:

y por el intenso tráfico telefónico, entre otros con Rifaat Anouar, Mohamed Oulad …

13 y 14:

En enero de 2004, usando la tarjeta 675 31 57 09, llamó varias veces a Rifat ANOUAR, que se suicidó en Leganés, además de a su compañero de vivienda Basel GHALYOUN y a Mouhannad ALMALLAH. En el mismo sentido, tiene relación telefónica con el también suicida Abdennabi KOUNJAA, que usaba el teléfono 665 39 32 35 y el día 20-2-04 con el huido Said BERRAJ -informe citado-
2. En la noche del 11 de marzo de 2004, tras los atentados, Rifaat Anouar se refugia en la calle Virgen del Coro número 11 de Madrid, mientras Fouad EL MORABIT ANGHAR está allí. Sin embargo, según él, no hablaron de nada porque llegó muy cansado, comportamiento inverosímil en personas de ideología radical tras la producción de unos atentados como los que tratamos ejecutados en vísperas de unas elecciones generales. La estancia de Riffat en la casa ese día también la relata el testigo Mourad Benkhalafa, si bien por referencia.

15:

Sobre los cargos contra Bousbaa …
Las llamadas de teléfono entre Nasreddine BOUSBAA y Jamal Ahmidan, alias el Chino y con Rifaat Anouar, no prueban por sí solas ese conocimiento, …

16:

El párrafo incomprensible del principio, el primer “hecho probado” según el cual los muertos de Leganés, y “un octavo” desconocido, estuvieron en los trenes.